La afición se volcó con el equipo y se recibió como una de las mejores de España