La afición interista respondió, una vez más, animando sin parar al equipo